Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Sostenibilidad - 27/10/2020

¿Qué pasa con los residuos de la COVID-19?

3 min Tiempo de lectura

“Ninguna guerra, ninguna recesión, ninguna otra pandemia, ha tenido un impacto tan dramático en las emisiones de CO2 durante el último siglo como el que ha logrado la Covid-19 en pocos meses”, escribió recientemente Matt McGrath, corresponsal de medio ambiente de la BBC.

Los datos son contundentes: la pandemia del coronavirus ha generado la mayor caída en la emisión de CO2 de la que se tenga registro en la historia. Durante el pico de la crisis a principios de abril, las emisiones diarias cayeron un 17% en comparación con el año anterior, lo que significa que se emitían alrededor de 17 millones de toneladas menos de CO2 cada día.

Hay menos aviones en los cielos y menos autos en las vías. El consumo de energía ha bajado. La NASA ha detectado desde el espacio la disminución de gases contaminantes en la atmósfera.

La situación, sin embargo, puede que no sea tan alentadora, según los expertos, la epidemia de coronavirus trajo consigo el incremento de residuos infecciosos, desde gasas y cubrebocas, hasta jeringas y fluidos que pueden poner en riesgo al medio ambiente a quien estén en contacto con ellos.

Estos desechos son parte de los residuos peligrosos biológico-infecciosos (RPBI), generados principalmente por hospitales, así como por laboratorios.

Entonces, ¿cómo ha de ser la gestión de residuos durante la pandemia del coronavirus?

El material desechable guantes, pañuelos, mascarillas y cualquier otro residuo usado por un enfermo de coronavirus y su familia debe eliminarse en un cubo de basura situado en la habitación, preferiblemente con tapa y pedal de apertura, y hay que usar una bolsa con cierre hermético, que se debe precintar antes de ser sacada del cuarto.

Las personas que usan material desechable (mascarillas y guantes) para prevenir el coronavirus entran en su casa y ya ha llegado la hora de deshacerte de la mascarilla que has estado utilizando todo el día.

Ven el bote de basura, pero te surgen una serie de preguntas: ¿será que la puedo reciclar?, ¿qué pasa si la mascarilla contiene el virus?, ¿dónde terminará?

Las mascarillas quirúrgicas están hechas de tela no tejida de polipropileno, producido a partir de etileno, el cual es un compuesto químico derivado del petróleo o del gas natural por eso tardan alrededor de 450 años en descomponerse.

Algunos recomiendan las mascarillas de tela hechas en casa que se pueden volver a usar, siempre y cuando se sigan las recomendaciones de higiene y se laven después de cada uso, para muchos la opción más simple es la mascarilla quirúrgica, que no es reutilizable y solemos desecharla en la basura de la casa.

“…Antes de la crisis sanitaria, jamás habíamos encontrado una sola mascarilla en el mar. Ahora las vemos de manera regular. Se trata de un nuevo tipo de contaminación y, si no se hace nada, se puede convertir en un problema mayor”, le dice a BBC Mundo Laurent Lombard.

¿Cuál es la mejor manera de deshacerse de las mascarillas quirúrgicas y guantes?

Aquí te damos algunas recomendaciones para desechar la mascarilla cuando llegamos de la calle y así evitar que acaben en el mar creando un nuevo tipo de contaminación:

  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que en los entornos comunitarios deben desecharse en contenedores cerrados.
  • Meterlas en una bolsa plástica antes de tirarlas en un bote de basura cerrado para evitar que los animales las abran o que el viento se las lleve a otro lugar, reduciendo así el riesgo de propagación del virus.
  • Lavar las manos con agua y jabón, antes y después de manipular los residuos.
  • Conocer las horas de recolección de residuos y colocar las bolsas en la calle máximo unas horas antes de pasar el camión.
  • Lavar con agua y jabón los botes o recipientes que se usan para depositar los residuos en el interior de las casas al menos una vez por semana. “Puede parecer obvio, pero hay que decirlo: mucha gente deja las mascarillas en la calle, las tira en el piso, en lugar de meterlas en la basura. Luego, el viento se las lleva y frecuentemente terminan en un río y este las transporta al mar”, Laurent Lombard, de Opération Mer Propre.

 

Fuentes: Organización Mundial de la Salud (OMS)

Agencia EFE / Duna FM

BBC news

María Eugenia Serafín Lanz, Líder de Negocio Responsable.

Volver