Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento - 11/06/2020

Convivencia vs. teletrabajo: cómo sortear las vicisitudes cuando la oficina en casa es compartida

3 min Tiempo de lectura

En medio de una nueva realidad como la actual, muchos de nosotros, acostumbrados a las rutinas tradicionales, nos hemos visto en la obligación de trasladar la oficina a la casa.

Mantener los horarios de trabajo y practicar la disciplina son unos de los principales consejos que recibimos al momento de asumir el teletrabajo. Pero, ¿qué sucede cuando tu pareja, familia o roommate también le toca trabajar desde casa? ¿Cómo equilibrar las tareas domésticas o, si tienen hijos, dividir su cuidado y educación en el hogar?

Más allá de la logística, es importante tener un plan. Por ello, reunimos algunas recomendaciones para un teletrabajo eficaz, sin abandonar las rutinas y, a la vez, evitar abrumarse.

  • Establecer reglas básicas. Es importante conocer las necesidades de las personas con las que convives para que ninguno se sobrecargue asumiendo todas las responsabilidades, tanto del trabajo como del hogar. Por eso, deben conversar sobre sus rutinas para poder organizar la vida laboral y personal en cuarentena.
  • Compartir las agendas.  Al tener este tipo de información, no solo le permitirá planificar sus actividades laborales, sino que le dará a cada uno una idea de lo que el otro tiene programado, así se pueden dar apoyo adicional.
  • Equilibrar el cuidado de los niños. Para los padres que teletrabajan, lo primero que deben hacer es explicarles a sus hijos la situación: no se trata de unas vacaciones, sino de un tiempo excepcional. Es importante que mantengan sus rutinas, pactar tiempo para ellos y hacer equipo para atenderlos. Si los niños son más pequeños, se puede aprovechar en lo posible las horas en que duermen.
  • Convenir un horario. Una vez que tenemos una planificación, cada miembro debe construir su propio horario. Con los niños ayuda hacer un plan visual, para incluir la hora de despertarse, el tiempo de trabajo, los de descanso y otras responsabilidades. Hay que dejar claro la importancia de ser respetuosos con los tiempos establecidos.
  • Tener un espacio de trabajo. Lo ideal sería que cada uno tenga un lugar en habitaciones separadas. Sin embargo, si toca compartir, lo aconsejable designar un área particular de forma que sea cómoda para ambos y mantener separados los materiales de cada uno.
  • Ubicar una “sala de conferencias”. Dispón un espacio en el que puedan garantizar que las llamadas y las videoconferencias se lleven a cabo sin interrupción.
  • Compartir la computadora en casa. Si cuentan con una sola pc o laptop, lo recomendable es llegar a un acuerdo de los horarios de trabajo en los que se repartirán el espacio. Lo principal también sería acordar con sus jefes o equipos de trabajo los objetivos laborales, considerando esta limitación.
  • Distribuir las labores por bloques. Para lograr una buena convivencia, te recomendamos organizar el trabajo en lapsos de 3 horas, en los que mientras uno trabaja, otro se ocupa de otros quehaceres. Si vives solo y debes ocuparte de todo, la organización por bloques también funciona para ti.
  • Usar responsablemente la red. En estos momentos de contingencia epidemiológica, en los hogares, compite el tráfico de teletrabajo con el de las clases y el entretenimiento. Para compartir el internet eficientemente, puedes configurar las APPs para que utilicen menos ancho de banda o tratar de consumir este contenido en horas no pico. Por ejemplo, en lugar de tener videoconferencias, opta por audioconferencias, comparte archivos con menor resolución o al hacer uso de aplicaciones como Netflix, usa la modalidad de descarga en horarios en los que baja el flujo de navegación.
  • Respetar cada estilo de trabajo. Lleguen a un acuerdo sin criticar las preferencias de la otra persona. Si necesitas un ambiente silencioso para permanecer concentrado, pero tu pareja, familiar o roomate siente la necesidad de conversar frecuentemente durante el día, pueden hacer que funcione de manera equitativa, programando recesos para tomar un café juntos o pautar un horario para almorzar diariamente.

Lo importante es ser amable, enfocarnos en las prioridades y dejar pasar las pequeñas cosas. Mantén tus relaciones intactas. #SeguimosConectados

Autor: Ivana Zambrano, Telefónica.

Volver